En la tarde de hoy, el Club Estudiantes Concordia presentó una protesta formal ante el Tribunal de Disciplina de la Liga Concordiense de Fútbol solicitando se le de por ganado el encuentro desempate disputado el pasado sábado ante el Club Atlético Colegiales, donde se definía el segundo descenso del Torneo Anual 2018.

El motivo del reclamo radica en la mala inclusión en el conjunto Pompeyano del jugador Gustavo Huerta, quien jugó a pesar de estar inhabilitado y debiendo cumplir una fecha de suspensión por acumulación de cinco tarjetas amarillas, sumando la última de estas en la vigésimosexta fecha del certámen, cuando el Cole visitó a Juan Bautista Alberdi de La Criolla.

La sanción fue publicada en el sitio web oficial de la entidad madre de nuestro fútbol el día 22 de noviembre y, desde la fecha hasta el juego del pasado sábado, Colegiales no disputó ningún encuentro de carácter oficial, por lo que el volante debió haber cumplido esa fecha impuesta por el Tribunal justamente en el encuentro ante Estudiantes.

En el ambiente del fútbol local era un secreto a voces la inhabilitación del jugador. Sin embargo, el mismo formó parte del equipo titular incidiendo en el desarrollo del juego y por ende, en el resultado final del mismo.

Lo cierto es que las autoridades del Verde se movieron con celeridad recolectando las pruebas pertinentes para realizar la presentación.

De esta manera, la definición del equipo que acompañará a Wanderer’s en la segunda divisional durante la temporada 2019 del fútbol local queda ahora en manos de las autoridades del Tribunal de Disciplina.

Los Comentarios están cerrados.