CampañaSocios_ElVerde_2017_2400px(1)

Desde la Comisión Directiva del Club Estudiantes Concordia, hemos decidido llevar adelante una campaña para lograr que la institución pueda duplicar su número de socios, debido a que en los últimos años no hemos podido elevar la masa societaria acorde a lo que el club, creemos, representa en el conjunto de organizaciones deportivas de nuestra ciudad.

En principio se pensó: ¿qué se le iba a ofrecer a los nuevos asociados por el pago de su cuota? A poco de analizar la cuestión llegamos a la conclusión de que es de buena fe pensar que el que paga esa módica suma no lo hace para obtener un beneficio que recompense lo invertido en la condición de socio de nuestro club sino que lo hace a modo de colaboración.

La otra pregunta: ¿para qué colabora la gente que se siente identificada con la familia verde?

En décadas pasadas, mucha gente colaboraba para el «crecimiento», situación esta que se sostuvo desde la fundación del club hasta la finalización de la década del 80, en la cual la colaboración pasó a tener carácter de «salvataje» para nuestra institución.

Sorteadas las vicisitudes económicas del país en general y del club en particular, es hora de plantearnos hacia dónde vamos.

Presentimos, y así nos lo hacen notar nuestras entidades colegas, que el club tiene la imagen de ser el club de la buena gente, el de la gente seria, el club que no tiene dueño, el club que no depende de ningún político o comerciante en particular, el club que no se deja “apretar”, que tiene autonomía, que no se vende, el club que tiene historia propia, el de los jugadores correctos. En definitiva, adjetivos todos que no se corresponden con la exigua masa societaria representado por poco más de 350  en la actualidad, máxime teniendo en cuenta el gran resurgir que ha tenido el verde en la última década, período en el que creemos ha concluido la época de la «subsistencia / salvataje» y recomienza el «crecimiento / despegue».

El club hoy no tiene deudas, posee dos inmuebles de gran  valor económico en pleno centro de la ciudad, tiene alrededor de 35-40 dirigentes-colaboradores (Comisión Directiva y Subcomisiones) que todas las semanas dejan sus actividades particulares y diagraman las actividades de la institución. Todo esto, sumado al concepto social que enumerábamos antes, nos da la pauta que tenemos que apostar por el crecimiento a los efectos no de darle más servicios a los socios porque, y esto es fundamental decirlo, el nuestro no es un club de servicios, Estudiantes es prioritariamente un club deportivo, formador de personas, entendido esto como la suma de distintas cualidades, entre ellas las deportivas, en el cual convergen jóvenes de distintos estratos sociales, económicos, religiosos, políticos y culturales. Esto es nuestro club. Donde cada uno de los que alguna vez llevamos la camiseta puesta en alguna contienda de algún tipo, quedamos marcados para toda la vida. Tener en la billetera un carnét del club da sentido de pertenencia e, independientemente de algún descuento en las entradas de los espectáculos, significa la apuesta de cada socio para que el club subsista, crezca y le de la posibilidad a nuestros hijos, sobrinos o nietos de tener el orgullo de algún día decir “yo soy deportista del Club Estudiantes”. Este es el por qué de la convocatoria a todos los integrantes de la comunidad y a los ex jugadores en particular a hacerse socios del Club. Por una cuota mensual más que accesible estarás colaborando con el crecimiento deportivo de una institución que tiene mucho todavía por brindarle a nuestra sociedad.

Hacete socio, danos una mano, te la estrecharemos con gusto. Hacete socio del club de la buena gente, en beneficio de las generaciones venideras, en beneficio de nuestra sociedad, en beneficio del deporte. Con un poquito de cada uno, con la solidaridad de todos, habremos de revertir el estado de cosas actual. Empecemos por casa.