1993

Equipo del Club Estudiantes Concordia que se consagrara campeón invicto del Torneo Apertura de la Liga Concordiense de Fútbol. Arriba, de izquierda a derecha: Alejandro “Bruja” Lagos, Claudio “Caio” Cabral, Sergio “Cabezón” Barboza, Gustavo “Huevo” Carriaga, Juan “Minga” Dominici y Gastón Ledesma. Abajo: Atilio Guattini, Miguel Bonomi, Guillermo Rastelli, Silvio Palmerola y Guillermo Mateo.

Cuando comenzaba el año 1993, pocos eran los que imaginaban que esta historia tendría el final más feliz. Es cierto que, cada vez que arranca un torneo las ilusiones se renuevan, pero también es cierto que siempre se tienen algunos reparos a la hora de hablar de las posibilidades de lograr un campeonato.

El verde, que venía de cumplir algunas buenas campañas en años anteriores, quería esta vez apuntar más alto. Para eso, se incorporaron algunos refuerzos de jerarquía, que se sumaron a los valores jóvenes surgidos desde las divisiones inferiores de nuestro club. Una vez que el plantel estaba consolidado, todavía quedaba por dilucidar una gran duda: cuál sería la capacidad de conducción técnica de Hugo Maschio en su nuevo rol de entrenador.

Con el correr de los partidos, esas dudas se fueron disipando. El equipo fue rindiendo de menor a mayor y ganó ocho de los nueve encuentros de aquel Torneo Apertura (sólo empató ante Unión de Villa Jardín en la segunda fecha).

No fue sencillo el camino que hubo que recorrer para encontrarse con el título. Justamente en el único encuentro que no terminó en triunfo verde, el equipo debió reponerse de una de esas adversidades que a veces el destino propone. La lesión de Jorge Buffa, el arquero titular hasta ese momento, hizo que muchos descubrieran a Gastón Ledesma, un juvenil que terminó demostrando un gran nivel en el resto del torneo.

A partir de aquel empate ante quien había sido el último campeón, el equipo fue demoledor. Vinieron grandes triunfos, algunos con goleada incluida (3 a 0 a Wanderer’s), pero también hubo de los otros, de esos en donde hay que sacar a relucir un gran amor propio. Triunfos ajustados que permitieron, casi sin darse cuenta, estar allí arriba, en la pelea.

Promediando el torneo, la campaña de Estudiantes era realmente muy buena aunque no estaba puntero. Victoria había logrado el puntaje ideal y se ubicaba un punto por encima de los verdes*. De esta manera se mantuvieron hasta casi el final del torneo. Triunfo a triunfo, la lucha se fue polarizando hasta que el fixture ordenó que verdes y negros se viesen las caras a la misma hora y en el mismo lugar.

Guillermo Rastelli y Silvio Palmerola.

Guillermo Rastelli y Silvio Palmerola, dos pilares ofensivos en el equipo campeón.

Así llegaban a la séptima fecha del torneo: Victoria, el puntero, 12 puntos y Estudiantes, el único escolta, 11.

Viernes 9 de julio, cancha del Sarmiento Football Club. Era “el” partido del campeonato. Después de aquella tarde, sólo quedarían dos fechas para el final del torneo. Por eso es entendible el buen marco de público que había aquel feriado en el Profesor Mariano Amable.

Lo cierto es que el partido se presento como un clásico encuentro definitorio: mucha fricción, mucha marca, mucho roce. En definitiva: poco fútbol.

43 minutos del segundo tiempo, 0 a 0. Pocos se animaban a pronosticar que este resultado no sería el definitivo. “Walter Borda realizó un tiro libre desde la derecha, Planté que rechaza a medias y no hace más que habilitar a Cariaga que entró por el sector izquierdo sin marca y venció con facilidad a Izaguirre, para darle el triunfo más importante del campeonato a Estudiantes”. La crónica pertenece a la edición del sábado 10 de julio de El Heraldo.

El final del partido encontró a todo el equipo festejando junto a la tribuna de calle Leguizamón, allí donde se encontraban los hinchas verdolagas.

Ahora sí, a dos fechas para el final, Estudiantes era el único puntero. Había que ganar sólo dos partidos más, y finalmente así fue.

En la penúltima, Estudiantes venció a Santa María de Oro por 2 a 1. En cancha de Libertad, Victoria le ganaba al local por 1 a 0.

Una semana más tarde, con goles de Rastelli y Bonomi en el segundo tiempo, el verde era quien se comía al Lobo por 2 a 0 para darle, después de 26 años, un nuevo título a la multitud que se acercó hasta el Parque Mitre para gritar bien fuerte: CAMPEÓN.

*Nota: en el año 1993 todavía se asignaban 2 puntos por partido ganado y no 3 como en la actualidad.

 

EL ÚLTIMO ESCALÓN

Libertad 0

Martín Aguirre; Mauricio Sosa (Hugo Lorenzo), Mario Belmonte, Zenón Romero y Solís; Pablo Hamadé, Mario Gauto, Maximiliano Berta y Juan Ragone (Guillermo Villa); Joselo Cáceres y Antonio Pavese.

DT: Mario Legarreta

Estudiantes 2

Gastón Ledesma; Atilio Guattini, Juan Dominici, Alejandro Lagos y Claudio Cabral; Sergio Barboza, Gustavo Cariaga, Guillermo Mateo (Walter Borda) y Silvio Palmerola; Guillermo Rastelli y Miguel Bonomi (Alberto Tealdo).

DT: Hugo Maschio

Goles: 18’ ST Guillermo Rastelli (E) y 23’ ST Miguel Bonomi (E).

Arbitro: Jorge Segovia.

Festejos en la sede del club.

Una vez obtenido el torneo, la dirigencia reconoció a los campeones en la sede social.